SOLARIUM

El espectro luminoso de la mayoría de los solariums, comparado con el sol, contiene muchos más ultravioletas de onda larga (UV-A) y considerablemente mucho menos ultravioletas de onda corta (UV-B). Por lo tanto el riesgo de quemaduras será mucho menor y los efectos benéficos serán los mismos

Una ventaja del solarium sobre el sol es que el proceso del bronceado es más fácil de controlar. El sol es impredecible, mientras que el solarium tiene una calidad constante.

De cualquier manera, para conseguir un bronceado saludable, hay que tener en cuenta un “programa de bronceado” que respete el tipo de piel y que sea lento y progresivo.

Los tipos de piel se clasifican de acuerdo con su color  de I a VI. La piel más blanca representa el tipo I y el VI la piel de raza negroide.

SOL PLENO

Si se desea conseguir una piel bronceada sin correr ningún riesgo, lo mejor es utilizar el Spray Bronceador. Con él podrá lucir un bonito tono tostado al momento. El Spray se extiende por todo el cuerpo empezando por los pies, porque si se hace al contrario, al agacharse se puede retirar parte del producto que se haya aplicado en la cintura y abdomen. Para que el tono sea homogéneo se debe extender el producto uniformemente en sentido horizontal y luego vertical.

En el rostro se debe aplicar el producto con la yema de los dedos alrededor de la nariz y bajo el mentón, evitando la línea del pelo, cejas, pestañas y párpados, sin olvidar el cuello y el borde de las orejas. Por último lavarse bien las manos y esperar dos o tres horas. Para mantener el color bastará con repetir las aplicaciones cada dos o tres días.